Un reto, un sueño

El pasado 18 de septiembre se celebraba en Torres de la Alameda, la III Edición de la Alameda Trail, una de esas carreras que no se pueden olvidar y que muchos amantes del trailrunning debería anotar en su calendario anual.
Alameda Trail denota el cariño de sus organizadores y creadores José Carlos y Ángel que no solo han logrado crear una carrera dura como pocas, al igual de espectacular; sino que habrán sido de los pocos a los que la pandemia no ha logrado frenar.

Pues allí nos presentamos un equipo de Run4Life, con bajas de última hora, como no, por el maldito "bicho", pero con las piernas llenas de ilusión y miedo por igual. No os vamos a engañar, no estábamos preparados para esta carrera y eso que recorrimos la de 13K.

Lo cierto es que la carrera nos puso pronto en nuestro lugar y ya en la primera cuesta, dura, muy dura, sin apenas entrar en calor, nos dejó entre los últimos puestos de donde ya no nos moveríamos. Debo matizar, que Pedro, a pesar de ser el veterano del equipo, sí había preparado mejor la prueba durante los últimos meses, lo que le valió para conseguir un más que respetable puesto 61 y 27 en la categoría de veterano.

Mientras, por detrás las cosas no pintaban igual de bien y tras dos subidas en los dos primeros kilómetros, con pendientes con una gran inclinación, el resto del equipo estuvo cerca de abandonar, debido a un ataque a Ana que le impedía respirar. Pero tras unos minutos de relajación y descanso, más otros kilómetros andando, acompañados por el cierre de carrera y gracias al apoyo nutricional de Crown Sport Nutrition, las fuerzas fueron poco a poco entrando en ella.

Desde ese momento la estrategia de carrera fue sencilla, trotar en los escasos llanos que podíamos encontrarnos a lo largo del recorrido (el perfil no miente), dejarnos llevar en las cuestas que fuesen "corribles", las cuales tampoco eran muchas debido a la cantidad de arena y piedra suelta, lo que las hacían muy divertidas, pero peligrosas a su vez; y andar en las subidas, haciendo pequeños descansos en aquellas que se hiciesen demasiado largas.

Con todo, pasamos el primer punto de control justos, alternando posiciones con las compañeras del equipo "Sons of Running", generándose un clima de apoyo y motivación extra, lejos de la competitividad habitual de las carreras.

Y así llegamos a meta, con tirones en las piernas, tras un semi sprint de 1km cuesta abajo por aquella primera cuesta infernal, de la mano, con los brazos en alto, entre lágrimas y habiendo superado este reto del 2021, que no era otro que la primera carrera de trail de Ana. Y todo por ellos y ellas, quienes padecen alguna enfermedad rara, porque nos dieron las alas cuando las piernas ya no respondían, el aliento, cuando (literalmente) el aire no entraba y la perseverancia para dar el siguiente paso.

Alameda Trail 2021
Un reto, un sueño

Por ti, por ellos ¡VUELA!